Vacuna rusa contra la COVID-19, Sputnik V, asesta doble golpe al coronavirus en los ensayos clínicos de fase 1 y 2

Los resultados de las dos primeras fases de los ensayos clínicos de dos formas diferentes de la vacuna rusa, Sputnik V, contra la COVID-19, muestran que ambas formulaciones de la vacuna demostraron ser casi igualmente efectivas y provocaron que todos los participantes desarrollaran anticuerpos contra el nuevo coronavirus, además de enseñarle a las células T a reconocer esta amenaza.

Rusia es el primer país en registrar una vacuna contra el coronavirus que fue desarrollada por el Instituto Gamalei de Epidemiología y Microbiología (Moscú, Rusia) y se basa en una plataforma conocida previamente utilizada para otras vacunas. La vacuna Sputnik V COVID-19 consta de dos componentes basados en dos cepas diferentes de adenovirus, rAd26-S y rAd5-S. Los científicos rusos han debilitado los patógenos y modificado sus genomas para permitirles entregar los fragmentos de ARN del coronavirus a las células humanas, lo que las obliga a generar una gran cantidad de sus proteínas de membrana. Estas moléculas se infiltran en las células inmunes y las hacen producir anticuerpos contra el virus, SARS-CoV-2.

Los resultados preliminares de las dos primeras fases de los ensayos clínicos de dos variantes diferentes de la vacuna Sputnik V COVID-19, publicados en la revista Lancet, confirmaron que ambas vacunas estimularon el sistema inmunológico de los voluntarios para desarrollar anticuerpos contra el SARS-CoV-2 y son seguras para los humanos. Según la agencia de noticias rusa TASS, los voluntarios recibieron inyecciones de cultivos de rAd26-S y rAd5-S que se almacenaron en forma congelada, mientras que a otros se les administró una forma liofilizada de una vacuna. Los voluntarios recibieron inyecciones de refuerzo unos cinco días después de la primera inyección.

Los científicos descubrieron que tanto los adenovirus como las formulaciones de vacunas demostraron ser casi igualmente efectivos y provocaron que todos los voluntarios desarrollaran anticuerpos contra el coronavirus, además de enseñar a las células T a reconocer esta amenaza. Los científicos creen que la dosis de refuerzo mejoró significativamente la efectividad de la vacuna Sputnik V COVID-19, ya que solo el 60% de los voluntarios que recibieron una sola inyección desarrollaron anticuerpos. También se encontró que tanto los adenovirus como las formulaciones de ambas vacunas eran igualmente seguros para los voluntarios que experimentaron solo efectos secundarios leves, como dolor en el lugar de la inyección o aumento de la temperatura corporal, aunque no se observaron complicaciones potencialmente mortales durante los 42 días que duró el periodo de prueba.

“Para formar una respuesta inmune poderosa contra el SARS-CoV-2, es importante que se proporcione una vacuna de refuerzo. Sin embargo, las vacunas de refuerzo que usan el mismo vector de adenovirus podrían no producir una respuesta eficaz porque el sistema inmunológico puede reconocer y atacar al vector. Para nuestra vacuna, utilizamos dos vectores de adenovirus diferentes en un intento por evitar que el sistema inmunológico se vuelva inmune al vector”, dijo uno de los autores del artículo, el director adjunto de investigación del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología de Gamaleya, Denis Logunov.

“Estos datos muestran colectivamente que la vacuna heteróloga basada en rAd26-S y rAd5-S es segura, bien tolerada y no causa eventos adversos graves en voluntarios adultos sanos. La vacuna es altamente inmunogénica e induce fuertes respuestas inmunes humorales y celulares en el 100% de los voluntarios adultos sanos, con títulos de anticuerpos en los participantes vacunados más altos que en los del plasma convaleciente”, escribieron los investigadores.

Leer artículo completo en hospimedica.es/vacuna-rusa-contra-la-covid-19/a>

Los comentarios están cerrados.