Un dispositivo de respiración ayuda a tratar el envenenamiento por monóxido de carbono

Un sistema nuevo de emergencia purga el monóxido de carbono (CO) del cuerpo aumentando la frecuencia respiratoria de los pacientes.

El dispositivo ClearMate de Thornhill Medical (Toronto, Canadá) es un sistema compacto y portátil que solo requiere oxígeno (O2) y un pequeño cilindro de dióxido de carbono (CO2). El dispositivo es totalmente neumático, no necesita electricidad, baterías ni computadoras para que funcione, y es ideal para vehículos de rescate, departamentos de emergencia de los hospitales, fábricas y escuelas. Cuando una persona que sufre de envenenamiento por CO recibió la combinación de O2 y CO2, se estimula la ventilación y se elimina el CO a través de los pulmones, aumentando la tasa de curación y disminuyendo la incidencia de secuelas psiconeurales retrasadas.

El sistema, que consta de un conjunto de máscaras y mangueras, construye un circuito de respiración de reanimación común. Durante el tratamiento, el paciente respira a través de una máscara o tubo endotraqueal conectada al circuito. El CO2 inhalado provoca un aumento en la respiración que ayuda a la eliminación del CO a una frecuencia tres veces mayor que la del O2 solo, y se acerca a la de una cámara de oxígeno hiperbárico. Como el tratamiento comienza mucho antes, la eliminación de CO es mucho más rápida, lo que permite que una cantidad normal de O2 se una a la hemoglobina.

“El envenenamiento por monóxido de carbono es un problema grave que afecta a miles de personas cada año. Si bien el tratamiento estándar actual de administración de oxígeno al 100% a través de una máscara se puede realizar en cualquier lugar, el tratamiento hiperbárico, que es necesario para la intoxicación grave por monóxido de carbono, es menos accesible, dado que solo hay 60 centros médicos con unidades hiperbáricas en todo Estados Unidos”, dijo Malvina Eydelman, MD, del Centro de Dispositivos y Salud Radiológica de la FDA (CDRH). “ClearMate brinda a los pacientes acceso a un dispositivo simple que puede salvar vidas y que puede minimizar la demora en recibir un tratamiento vital, especialmente en casos severos de envenenamiento por monóxido de carbono”.

El CO es un gas incoloro e inodoro que es extremadamente venenoso y puede matar en cuestión de minutos, dado que se adhiere a la hemoglobina en lugar de oxígeno, reduciendo la cantidad de oxígeno transportado al cerebro y otros tejidos. Los síntomas comunes de envenenamiento por CO incluyen dolor de cabeza, mareos, debilidad, malestar estomacal, vómitos, dolor de pecho y confusión. Casi 500 personas mueren anualmente en los EUA solo por la exposición involuntaria al CO, debido a los sistemas de calefacción, cocinas de gas o generadores de gas que no funcionan correctamente.

Leer artículo completo en www.hospimedica.es/…=com_article…