Robótica para el cuidado de pacientes, un avance para optimizar procesos hospitalarios

Aunque la cirugía robótica continúa adaptándose a disposiciones en su alcance, al tiempo se despliegan debates y hasta avances en el monitoreo de la salud mediante IA

No es novedad que los hospitales de hoy tienen la opción de tener un robot en sus salas de cirugía como una herramienta asistencial precisa para estos procedimientos médicos proponiendo un modelo de gestión diferente en las instituciones clínicas, y al que las autoridades del sector le tienen la lupa. Sin embargo, empiezan a surgir los ecos de lo que podría ser el nuevo campo de acción de la robótica sanitaria: la ‘robótica del cuidado’.

“La Red de Enfermería Informática Latinoamericana (RIEI) avanza en proyectos para que los sistemas robóticos puedan llegar a otros espacios de la clínica y alcanzar un nivel de vigilancia autónoma con los pacientes superando, inclusive, la detección de patologías, esto es la denominada ‘robótica del cuidado”, afirmó el presidente de esta organización, José María Santamaría, en el portal informativo Sputnik.

Santamaría, quien es también asesor del Colegio de Enfermería de Madrid (CODEM), aseguró que en cuestión de avances en España ya existen “modelos de robots que están entrenados en toma de decisiones y acompañamiento”, y agregó que están basados en IA: “La idea es crear bibliotecas de datos que en un momento determinado se puedan cargar en el robot. Todo a un bajo coste computacional”. En ese sentido, la gestión es un factor prominente pues, como lo señala Santamaría, sería una manera de evolucionar la telemedicina.

Ante ese perfil de los avances, el RIEI busca que la robótica en la industria hospitalaria sea “empática y solidaria”, es decir, acudir a una estrategia que permita una interacción “natural” entre la máquina programada y el paciente: “Por ejemplo, yo como enfermero cuando llego a visitar a un paciente entiendo que si una persona ha pasado una mala noche y no tiene ganas de hablar, tengo que medir cómo insistir en una respuesta”, manifestó en el reportaje.

La adaptación de la Inteligencia Artificial (IA) y la cirugía robótica a la industria clínica responde a las mismas necesidades de disminuir los efectos negativos sobre la salud de los pacientes que actualmente es de índole asistencial en procedimientos, lo que significa la necesaria supervisión e intervención humana. Un ejemplo puntual de un sistema robótico asistencial es da Vinci, que permite al experto controlar los instrumentos conectados a los brazos mecánicos mientras visualiza la zona de cirugía en un video tridimensional de alta definición.

Respecto a esta tecnología La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) advirtió mediante un comunicado que esta tecnología debe evitarse “para cualquier cirugía relacionada con cáncer”, tras recibir algunos reportes de lesiones presentadas por pacientes, por lo que el trabajo médico humano sigue siendo irreemplazable en esos casos.

El desarrollo de Bewell Innovations, WellPoint, un dispositivo que suple labores de asistencia al tiempo que recopila y almacena los datos de historia clínica, es otra muestra de la atención a optimización de procesos y gestión de datos mediante IA en la que se concentra el sector. Instalada a modo de estación, esta máquina toma el peso, la presión arterial y, si se requiere, mide los niveles de glucosa o analiza el riesgo cardiovascular, y alerta al personal ante una urgencia médica.

Leer artículo completo en: elhospital.com/…/Robotica