Día Mundial del Sida

Liderazgo. Compromiso. Impacto.

El 1 de diciembre es el Día Mundial del Sida, una oportunidad para unirnos en nuestros esfuerzos para detener las nuevas infecciones por el VIH, apoyar a las personas afectadas por la infección y recordar a quienes perdieron la vida por enfermedades relacionadas con este virus.

El lema de este año, Aumentar el impacto mediante la transparencia, la responsabilidad y las alianzas, nos reta a trabajar juntos con el fin de acelerar el progreso para ponerle fin al VIH como una amenaza a la salud pública en todo el mundo. Desde el comienzo de la epidemia, las alianzas entre gobiernos, instituciones multilaterales, el sector privado, organizaciones comunitarias y muchas otras entidades han sido clave para los logros científicos y de los programas que nos han llevado a este momento: ahora tenemos las herramientas necesarias para controlar la epidemia y fijar las bases para eliminar esta enfermedad. Para lograr esa meta, debemos continuar fortaleciendo nuestras alianzas, ser responsables al usar los recursos de la manera más eficiente y eficaz que sea posible y ser transparentes al asegurarnos de que nuestro trabajo produzca los resultados que necesitamos.

En este Día Mundial del Sida, los CDC están difundiendo nuevos datos que confirman que los esfuerzos globales para poner fin a las infecciones por el VIH están funcionando. Datos recientes muestran un gran avance contra el VIH, pero lograr el control de la epidemia requiere concentrarse en aquellos grupos con el mayor riesgo de transmitir y de contraer el virus. Los CDC y sus socios están liderando el trabajo para acelerar los esfuerzos para llegar a las poblaciones más vulnerables con programas de prevención y tratamiento dirigidos a ellas.

Baby in Uganda receiving careLos CDC están colaborando con agencias y organizaciones en los Estados Unidos y alrededor del mundo para lograr un futuro libre del VIH.

 

Nuestra respuesta global

En la actualidad, una cifra estimada de 36.7 millones de personas tienen el VIH en todo el mundo.* Los esfuerzos globales han hecho que, hasta el 30 de septiembre del 2017, 19.5 millones de personas en todo el mundo hayan recibido tratamiento antirretroviral que salva vidas.* Desde el punto máximo de la epidemia en el 2005, las muertes anuales relacionadas con el sida han disminuido en un 48 %.*

Sin embargo, queda mucho trabajo por hacer. En el 2016, hubo 1.8 millones de personas con nuevas infecciones por el VIH y 1 millón de personas murieron por causas relacionadas con el sida. Necesitamos hacer algo urgentemente. No podemos detenernos ahora.

Los CDC, como agencia clave en la implementación del Plan Presidencial de Emergencia para el Alivio del Sida (PEPFAR), juegan un papel único, al brindar una combinación de experiencia y conocimientos científicos y técnicos, así como experiencia en el terreno para reforzar la lucha contra el VIH. La División Global de VIH y TB (DGHT) de los CDC continúa como líder de los esfuerzos de prevención y tratamiento de la infección por el VIH en el extranjero, mediante el uso de innovación y enfoques impulsados por los datos para ayudar a acelerar el progreso hacia el control de la epidemia, y en última instancia, salvar vidas.

Como parte de PEPFAR, los CDC han apoyado lo siguiente:

  • 45.4 millones de personas que recibieron pruebas del VIH y consejería en el año fiscal 2016.**
  • 6.4 millones de hombres, mujeres y niños que hasta el 30 de septiembre del 2016 recibieron tratamiento antirretroviral que salva vidas, lo cual representa aproximadamente 1/3 de todas las personas en tratamiento en todo el mundo.**
  • 6 millones de circuncisiones médicas masculinas aceptadas voluntariamente hasta el 30 de septiembre del 2016, lo cual representa más de la mitad de todas las circuncisiones masculinas realizadas a través de PEPFAR hasta la fecha.**
  • 3.5 millones de personas VIH positivas que reciben atención a las que se les hicieron pruebas de tuberculosis en el año fiscal 2016.**

Para informarse más acerca de los esfuerzos globales contra el VIH, visite la página principal de la DGHT sobre el Día Mundial del Sida.

Nuestra respuesta nacional

Las infecciones por el VIH están disminuyendo en general en los Estados Unidos. La cifra anual de diagnósticos nuevos disminuyó un 5 % del 2011 al 2015, con las mayores reducciones entre algunos grupos, como los de las personas heterosexuales, las que se inyectan drogas, y los hombres de raza blanca homosexuales y bisexuales. Pese a este logro, 39 782 personas recibieron un diagnóstico de la infección por el VIH en el 2016, y los diagnósticos han aumentado entre algunas personas en los Estados Unidos, tales como los hombres homosexuales y bisexuales hispanos o latinos.

Una cifra estimada de 1.1 millones de personas tienen el VIH y 1 de cada 7 no lo sabe. Las que no lo saben, no pueden aprovechar el tratamiento que salva vidas, el cual las podría mantener sanas y proteger a sus parejas. Todavía hay muchas personas en los Estados Unidos que tienen el VIH por años antes de que se les diagnostique la infección. El informe más reciente de Signos Vitales de los CDC reporta que la mitad de las personas que recibieron un diagnóstico de la infección por el VIH en el 2015 había tenido el virus por 3 años o más. Tenemos que trabajar juntos para aumentar la realización de pruebas del VIH, diagnosticar la infección más temprano y dirigir a las personas rápidamente a los servicios de tratamiento si tienen el VIH. Los CDC recomiendan que todas las personas en los Estados Unidos que tengan de 13 a 64 años de edad se hagan la prueba al menos una vez como parte de su atención médica de rutina. Las personas con alto riesgo de contraer el VIH deberían hacerse la prueba al menos una vez al año. Algunos hombres homosexuales y bisexuales sexualmente activos podrían beneficiarse si se hicieran la prueba con mayor frecuencia (p. ej., cada 3 a 6 meses).

Leer artículo completo en cdc.gov/spanish/DiaMundialSida